Dan Etenberg no fue un chico convencional de 15 años. Mientras otros jugaban a los videojuegos, él se escapaba de clases para ir al taller de su colegio a tornear. Era un apasionado por el espacio y la física que había empezado a fabricar cohetes en su casa. Y 18 años después -tras haberse recibido de ingeniero mecánico y trabajar en distintas empresas- decidió fundar, junto a Federico Brito, LIA Aerospace. Es la primera compañía privada del país en construir cohetes espacialespara transportar pequeños satélites que serían lanzados desde la costa argentina.

«Mi interés en el tema surgió desde que era muy chico. A los 15 años ya leía libros de cohetería y turbinas y empecé a hacer cohetes. Tuve algún incidente en mi casa, como pequeños incendios, algo normal en el mundo cohetero. Nunca me lastimé ni nada, pero mis viejos estaban en desacuerdo», contó Etenberg, de 35 años.

Su pasión hacía que, en vez de prestarle atención a asignaturas como lengua o matemáticas, su cabeza estuviera puesta en el taller de su escuela -la ORT, del barrio de Belgrano- donde torneaba fierros que llevaba desde Villa Martelli en bicicleta.

«Yo vivía cerca de Villa Martelli y todavía hay tipos en el barrio que me conocen de esa época en que les pedía materiales para fabricar piezas entre mi casa y el colegio», continuó.

Al terminar el secundario estudió ingeniería mecánica en el ITBA, se recibió, trabajó en un motor de cohete para Satellogic, luego con el ingeniero José Maria Pedroni en Ingeniería Bernoulli SA y, por último, en una fábrica de productos eléctricos hasta que hace año y medio decidió co-fundar con Brito LIA Aerospace porque vió una oportunidad en el mercado.

El Zonda1.0 es el cohete que lanzarán antes de fines de año. Es un prototipo. Los que sigan serán más grandes y tendrán más potencia.

«En los últimos 10 años se fundaron 500 compañías que están construyendo pequeños satélites. Eventualmente van a querer ponerlos en órbita. Y, cuando hacés las cuentas en base a proyecciones y cantidad de compañías, los cohetes no van a dar abasto. Va a haber un cuello de botella que va a ser el transporte de los satélites al espacio. Hoy mismo tenés que esperar meses», explicó.

Cada lanzamiento de un cohete que transporta un satélite significa de uno a dos meses de fabricación y espera de las condiciones climáticas propicias, que terminan con un cohete desechable.

En este sentido, la misión de LIA es bajar esos tiempos a una semana usando cohetes reutilizables y disminuir los costos de la industria. Además, trabajan en cohetes que puedan transportarse y desplazarse fácilmente al punto más favorable de lanzamiento, acorde a las condiciones climáticas y otros factores.

Un ensayo de motor que hicieron. Ya diseñaron tres, tienen una fórmula de combustible y un sistema para destilarlo.
Y la Argentina cuenta con una condición geográfica excelente. «Para que un satélite llegue al espacio tiene que ir a 28.000 kilómetros por hora, lo que implica un montón de trabajo. Pero podés aprovechar la velocidad de la rotación de la Tierra que gira hacia el este. En Europa no hay costa este, por eso tienen que lanzar desde la Guayana francesa. Desde la costa argentina se podrían lanzar hacia el sur y hacia el este sin problemas, con un riesgo muy bajo porque hay muy poca población», precisó Etenberg. Algunas de las localidades que permiten acceder a prácticamente todas las órbitas comercialmente interesantes para los satélites son Punta Indio (provincia de Buenos Aires) y Puerto deseado (Santa Cruz).

LIA Aerospace tiene su sede central en Florida, partido de Vicente López, y está compuesta por 15 personas. Hoy están trabajando en la primera de cuatro etapas, próximos a lanzar el primer cohete «Zonda1.0», que realizará un vuelo balístico, suborbital. La inversión inicial fue de US$100.000.

«Se requieren años de desarrollo para llevar un satélite, pero tenemos en vista a unas cuantas compañías con las que tenemos relación. Y en el mundo tenemos cientos de posibles clientes. En el país está el proyecto Tronador, de la Conae, pero somos la única empresa privada», cerró.

 

×

Hola!

Haz click en el cuadro de abajo y estaremos contigo en un instante o envíanos un correo a info@oyarcecapital.com

×