Según un artículo publicado por Adrian Shahbaz y Allie Funk – La sombra digital de la pandemia– la crisis sanitarias mundial por coronavirus «está acelerando un dramático declive en la libertad global de Internet». Por décimo año consecutivo, explican, «los usuarios han experimentado un deterioro generalizado de sus derechos y el fenómeno está contribuyendo a una crisis más amplia de la democracia en todo el mundo».

En la era Covid-19, la conectividad no es una conveniencia, sino una necesidad. En base al artículo, prácticamente todas las actividades humanas (comercio, educación, atención médica, política, socialización) parecen haberse movido en la dimensión  on-line. Pero el mundo digital, analizan, «presenta distintos desafíos para los derechos humanos y la gobernanza democrática». Los actores estatales (y no estatales) en muchos países «están aprovechando ahora las oportunidades creadas por la pandemia para dar forma a las narrativas en línea, censurar el discurso crítico y construir nuevos sistemas tecnológicos de control social«.

Tres tendencias

Según los articulistas, tres líneas marcaron un año especialmente deprimente para la libertad en Internet. En primer lugar, señalan, «los líderes políticos utilizaron la pandemia como pretexto para limitar el acceso a la información. Las autoridades a menudo bloqueaban sitios de noticias independientes y arrestaban a personas con cargos infundados de difundir falsas noticias». Se podría enfatizar, en consecuencia, que «los gobiernos de todo el mundo no cumplieron con su obligación de promover una esfera pública en línea vibrante y confiable».

×

Hola!

Haz click en el cuadro de abajo y estaremos contigo en un instante o envíanos un correo a info@oyarcecapital.com

×